¿Qué tipo de instituciones queremos?”

Nota publicada el dia 17 nov 2010

El Infonavit, que por sus siglas significa Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores,  es la mayor hipotecaria de México por ser una institución fundada para el interés social de los trabajadores. Este calificativo se puede también tomar en un sentido peyorativo, pues muchas personas se han quedado sin casa a raíz de la crisis económica, a pesar de los esquemas que se manejan para el rescate crediticio de los usuarios del servicio.

Desde al año de 1972, el Infonavit ha otorgado en el estado  566 mil créditos de vivienda, 140 mil han saldado su deuda y 220 mil se encuentran en proceso de pago, de los cuales, 13 mil 500 se encuentran en cartera vencida, equivaliendo en porcentaje a 6.22% de los créditos actuales.

Por cartera vencida, se entiende según las reglas de la institución, a los usuarios crediticios que han dejado de aportar sus cuotas a partir de tres meses en adelante, por motivos que van desde el despido laboral y el desempleo en general, hasta la reducción de ingresos de una persona que cambia de trabajo, aunado a la inseguridad y paros técnicos.

Todos los datos de esta editorial fueron aportados por el delegado del instituto, ingeniero José Flores Hernández, quien destacó que ante este problema se han buscado esquemas para el beneficio de los trabajadores perjudicados por las circunstancias a tal grado de suspender el pago de sus viviendas, un bien al cual tienen derecho los afiliados al Seguro Social.

Al trabajador, indica, se le puede ayudar siempre y cuando su crédito tenga una antigüedad de dos años, mediante ajustes a la mensualidad impuesta y a los costos de la vivienda misma, además de otros incentivos de pronto pago dando preferencia a quienes hayan obtenido el crédito antes de julio de 1995.

La otra cara de la moneda

Por desgracia, las autoridades del Infonavit han tenido que recurrir a demandas jurídicas para lograr la devolución de las viviendas; Chihuahua ocupa el octavo lugar a nivel nacional el cartera vencida con el 5.38 %, siendo Coahuila el que presenta el mayor problema con 8.99 %, a pesar de los enormes recursos invertidos en la promoción nacional del gobierno de Moreira.

En todo el país existen 3 millones y medio de crédito en proceso de pago, siendo los sectores maquilador y automovilístico, los más perjudicados en cuanto al ajuste crediticio. Esto, también afecta de sobremanera a Chihuahua, por la importancia de la maquila en Ciudad Juárez, donde por motivos ya mencionados, existen 12 mil 500 viviendas abandonas.

El delegado explica que la gente que se ha ido de la frontera a sus estados natales, es tomada en cuenta por el Infonavit para seguir descontándoles bajo nómina, el monto de crédito mes con mes, cuando consiguen trabajo en su tierra, para que conserven sus casas, pero sería aventurado dar una cifra del número de viviendas en el Valle de Juárez, que serán reasignadas a nuevos créditos. La colonia más afectada por el fenómeno en la frontera el Riveras del Bravo.

Otros beneficios que otorga el Infonavit a los trabajadores, radica en los seguros de daños a las viviendas, la condonación de la deuda a las familias de los trabajadores fallecidos, así como prórrogas de hasta 12 meses a trabajadores de empresas que caigan en paros técnicos obligados por la crisis y un seguro de desempleo que traslada el monto de 6 meses de aportaciones a un fondo de pago perdido.

En la visita del reportero, el delegado corrige “El Infonavit no solo es la mayor hipotecaria de México, sino de Latinoamérica” lo cual para él significa un motivo de orgullo, a pesar de la drástica caída de operaciones en los últimos años, hagamos una comparativa:

En el 2007 se entregaron 35 mil créditos en Chihuahua, significando esto una derrama de 9 mil millones de pesos, principalmente para la industria de la construcción y el sector inmobiliario; En el 2008 disminuyó un poco, pues fueron entregados 31 mil créditos, cuyo valor corresponde a 8 mil 500 mdp. En el 2009 la tendencia siguió a la baja; 24 mil 500 créditos se aplicaron cuyo monto derramó solo 2 mil 500 mdp mientras en el 2010, de 33 mil créditos programados solo se han entregado 17 mil 700, pretendiendo cerrar con 21 mil.

Para que se de una idea estimado lector, el Infonavit ha dejado de aplicar en Chihuahua nada más en el 2010, 3 mil 500 millones de pesos, lo equivalente al presupuesto de Ciudad Juárez para un año. Los motivos son diversos y radican desde el desprestigio de la institución (tal vez injusto), hasta el desánimo de la gente por obtener un crédito, derivado de la crisis económica; también existe el desconocimiento general de gran parte de los deudores, acerca de los esquemas para rescatar sus viviendas.

El mote de “Infiernovit” puede ser una represiva social, más vigente en la actualidad por la venta de la cartera vencida a grupos inmobiliarios, quienes a su vez contratan despachos de cobranza extrajudicial. Esta situación es mal vista por la gente en general pero legalmente, fue resuelta por la Suprema Corte como legítima conforme a derecho.

En el año 2000, después de que el PRI dejó el gobierno, la cartera vencida en Chihuahua ascendía al 15 % de los créditos, y esto es materia de reflexión pura, en el sentido de si queremos instituciones que asistan paternalistamente al pueblo, o a instituciones que condonen deudas a diestra y siniestra, para con un pueblo que la verdad, tiene tendencias de improductividad.

Mucha gente quiere que Infonavit les regale sus casas, pero millones de trabajadores cumplen con sus cuotas independientemente de lo difícil de la situación económica de hoy en día. Pensemos pues en qué clase de país queremos, y cuidemos nuestras instituciones para evitar la quiebra de las mismas.

Serán siempre mejores los esquemas duros y claros, que aquellos paternalistas cuya consigna es premiar a quienes desean la manutención gratuita del gobierno, a cambio de incondicionalidad política ¡Ya basta!

Galería de fotos

| Sitio desarrollado por Tecreadi Consulting |